Cerrar

 

  • Nuevo centro penitenciario en Morón de la Frontera

    16 de marzo de 2012

    Nuevo centro penitenciario en Morón de la Frontera

    En 2008 está prevista la inauguración de este nuevo Centro Penitenciario Tipo en Morón de la Frontera (Sevilla), que utiliza los cables Afumex de Prysmian en sus instalaciones, donde la seguridad es prioritaria.

    La población reclusa se ha doblado prácticamente en 15 años pasando de 33.000 presos en 1992 a 64.000 en la actualidad, según datos publicados por el Ministerio del Interior el pasado 26 de enero. Ante este in­cremento, el Consejo de Ministros aprobó en diciembre de 2005 el Plan de Amortización y Creación de Centros Penitenciarios, que contemplaba la creación de 11 Centros Penitenciarios Tipo en España hasta 2012, entre los cuales se en­contraba el de Morón de la Frontera. La construcción de este centro sevillano ubicado en los terrenos que se encuentran en el noreste del núcleo urbano, en el paraje conocido como Las Mezquillitas, ya está en marcha y tan sólo su proyecto ha supuesto más de tres millones de euros en licencias, tasas e im­puestos para la localidad. Ade­más, su desarrollo acoge entre 400 y 500 empleos y se calcula que provocará un crecimiento de la población en más de 2.000 personas, así como el aumento del número de efectivos de los Cuerpos de Seguridad del Estado.          

    La directora general de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo, afirmó que se está trabajando “a muy buen ritmo”, y la diputada del PP en el Congreso que se ocupa del tema, María Dolores Rodríguez López, explica que los motivos que llevaron a la adjudicación del centro en tierras andaluzas tras considerar “aptos” los terrenos fueron “de ín­dole territorial, urbanística, social, to­pográfica, ambiental y de seguridad y por la propuesta formulada en su día por el Ayuntamiento de Morón de la Frontera”.

    Las obras están siendo llevadas

    a cabo por la Sociedad Estatal de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios (SIPE), entidad promotora que representa al Ministerio del Interior, y su finalización está prevista para el año que viene. 

    El centro penitenciario de Morón tendrá una capacidad de 1. 008 celdas, más 206 complementarias, y su diseño responde a una tipología modular. En el conjunto se articulan edificios independientes que, me­diante un entramado de calles y plazas generado a partir de ejes longitudinales, conforman áreas caracterizadas por el uso y la operatividad dentro de un recinto interior, que dispone de diversos perímetros de seguridad. La edificación se dividirá en cuatro zonas: por un lado, un área acogerá el Módulo de Aislamiento, ocho Módulos Residenciales y varios talleres ocupacionales, mientras que la zona segunda comprenderá edificios de Control de Accesos, oficinas, Cuerpo de Guardia, Comunicaciones en Convivencia, Jefatura de Servicios, Unidad de Comunicaciones, Unidad de In­gre­sos, Salidas y Tránsitos, el Centro Deportivo-Cultural, la Enfermería y la Cocina, Instalaciones Centra­­les y Servicios Generales. En la tercera zona se construirán cuatro Módulos Residenciales y cuatro Polivalentes y también habrá talleres productivos. Finalmente, la cuarta área será la más exterior, ya que incluirá el muro de ronda, las concertinas y vallados, las zonas ajardinadas y las instalaciones generales.

    Centro moderno

    Con las características descritas, el centro de Morón de la Frontera se suma a una moderna red de centros penitenciarios diseñados para faci­litar la integración del interno dentro de un espacio de máxima seguridad. Esta concepción moderna de cárcel la describe el Ministerio del Interior como un espacio que haga posible el desa­rrollo de la persona y que permita el acceso a la educación, a la formación profesional y al desarrollo de actividades culturales, deportivas o laborales para facilitar así la preparación para la convivencia; se trata de unos objetivos que se consiguen al tiempo que se limita “en la medida de lo posible” el efecto negativo que provoca la li­mitación de libertad. Según la Ad­ministración, el centro se configura, por tanto, como “un instrumento eficaz” para la educación y la reinserción de los internos, que a su vez garantiza el mantenimiento de la seguridad y la custodia.

    Aparte de los 91.761 m2 de su­perficie construida en dicha localidad sevillana, SIEP también dirige las obras de otros tres grandes

    Centros Penitenciarios Tipo: el de Puerto III (Cádiz), que está casi con­clui­do; el de Albocásser (Castellón), y el de Estremera (Madrid). La em­presa cree que el resultado final de la aplicación de las nuevas tecno­logías supondrá una evolución

    respecto al modelo de Centro Peni­tenciario Tipo construido hasta el momento, tanto en instalaciones como en equipamientos, ya que se trata de un centro innovador, diseñado y equipado para facilitar la plena integración social de los internos.

    De este modo, el centro de Morón de la Frontera, al igual que los otros tres, incorporará una serie de avances, como la instalación de paneles solares, que permitirán un consumo responsable y ecológicamente eficiente; de este modo, se siguen los criterios de innovación en construcción medioambiental y ecoeficiente que han caracterizado los modelos desarrollados por SIEP en los últimos años. Por otro lado, en cuanto a los equipamientos, son numerosas las innovaciones pensadas y diseñadas para facilitar la estancia de todas las personas que viven a diario en un centro penitenciario.

    En este sentido, se incorporarán productos ignífugos en el equipamiento de las celdas, como colchones de seguridad, sábanas, fundas de almohadas y mantas preparadas contra el fuego. Además, se diseñarán bancos exteriores metálicos y nuevas literas con estructuras más ligeras y sistemas de anclaje más se­guros, lo que supone una sustancial mejora respecto a los materiales utilizados hasta el momento, según comenta la empresa constructora.

    En el ámbito sanitario, son varios los avances que se ponen en funcionamiento para la mejor atención sa­nitaria del interno: desde aparatos de ultrasonidos para la limpieza bucodental hasta un equipo de telecardiología que permite, a través de Internet, realizar un diagnóstico sin tener que trasladar el paciente al hospital. Sin embargo, las mayores innovaciones las presentan lossistemas de seguridad; algunos ejemplos son los arcos detectores antivandálicos o los escáneres con sistemas multienergía de última ge­neración en los edificios de Control de Accesos e Ingresos.

     

    Un recluso por celda

    Con estas características, los nuevos centros penitenciarios se integrarán en el sistema penitenciario español, que cuenta con 77 centros que se constituyen como un núcleo urbano autosuficiente. Los cuatro se incluyen dentro del Plan de Creación y Amortización de Centros Penitenciarios que, además de pa­liar las actuales tasas de ocupación, aportará 18.000 nuevas plazas, lo que permitirá acercarse al principio de un recluso por celda. Además, este plan pretende potenciar recursos penitenciarios alternativos para el cumplimiento de penas de semilibertad.

    Otro motivo por el que la aplicación del Plan se ha convertido en una ne­cesidad inmediata ha sido el notable aumento de la población ingresada en prisión. Así, el sistema penitenciario disponía, a 31 de diciembre de 2004, de 38.785 celdas para una población reclusa de 51.222 personas; una descompensación de recursos que sigue afectando tanto a la calidad del servicio, derechos y condiciones de estancia de los internos como al trabajo de los empleados públicos o al desa­rrollo de los cometidos penitenciarios básicos. Por eso, los nuevos centros se están construyendo en aquellas comunidades autónomas que presentan tasas de sobreocupación más elevadas, que carecen de plazas suficientes para internar a la población vinculada a la zona o cuyas infraestructuras son obsoletas e inadecuadas.

    Por su parte, la Sociedad Estatal de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios afronta el 2007, en el que se celebra su 15 Aniversario, con la disposición, recursos, capacidad y know how necesarios para ejecutar los retos del Plan, a la vez que pretende reducir la saturación en los centros españoles.

     

    Destacados:

    Está prevista la creación de 11 Centros Penitenciarios Tipo hasta 2012

    Las mayores innovaciones en los nuevos centros penitenciarios las presentan los sistemas de seguridad

     

    Despiece 1:

    Características técnicas de la instalación

    La instalación eléctrica del nuevo centro penitenciario de Morón de la Frontera se abastece a partir de la red de MT de 15 kV, de la cual parten un total de 5 transformadores de 800 kVA cada uno, totalizando una alimentación de 4.000 kVA que cuenta con una batería de condensadores para la compensación de la energía reactiva. Para el caso de falta del suministro principal, se dispone de equipos de respaldo capaces de suministrar prácticamente el 100 % de la potencia total instalada gracias a los grupos electrógenos.

    La gran mayoría de la instalación se ha realizado con cable RZ1-K, instalándose la mayoría bajo tubo. En las instalaciones de alumbrado exterior se han empleado cables armados para evitar algunas agresiones externas, como por ejemplo las causadas por las roeduras de los ratones.

    En palabras de la propia Dirección de la Instalación, el hecho de emplear cables de tipo Afumex facilita en caso de incidente que los cables sean no propagadores del fuego, que produzcan un humo más claro y sin gases halógenos. En cuanto al interior, se ha cumplido con la nueva normativa para instalaciones públicas.

    Los factores críticos para el desarrollo del proyecto han sido los plazos de entrega y las marcas del proyecto, así como el elevado número de personas implicadas en la obra. En resumen, mucho volumen de trabajo y poco tiempo para realizarlo.

     

    Ficha  de proyecto

    Promotor: Sociedad Estatal de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios (SIPE)

    Instalador: CYMI, S.A.

    Superficie construida: 91.761 m2

     

    Despiece 2:

    Más de 20.000 celdas creadas por SIEP

    La Sociedad Estatal de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios, S. A. fue creada en 1992 con la misión de construir y equipar centros penitenciarios, cumpliendo los objetivos marcados en la Ley General Penitenciaria. En el caso de nuevas infraestructuras penitenciarias, la sociedad siempre se ocupa del ciclo completo y su trabajo se rige por las directrices del acuerdo del Consejo de Ministros. Su misión empieza por localizar y adquirir los terrenos. A continuación, realiza las tramitaciones urbanísticas y medioambientales necesarias; también coordina y dirige el diseño e ingeniería de detalle de todos los proyectos, asume la gerencia y supervisión de las obras, diseña el equipamiento al tiempo que controla su instalación y finalmente entrega la infraestructura llave en mano a la Administración Penitenciaria española. Sus centros contribuyen a la modernización del sistema penitenciario español hasta tal punto que el Consejo de Europa ha dictaminado que nuestro país dispone de una red penitenciaria que se encuentra entre las mejores del mundo.

     

    Despiece 3:

    ¿Quién gestiona los Centros Penitenciarios Tipo?

    La Dirección General de Instituciones Penitenciarias posee 66 centros repartidos en todas las comunidades autónomas y tiene como principales funciones la planificación, coordinación y gestión de la acción social de los internos de los centros penitenciarios, de los liberados condicionales, de las personas sometidas a penas alternativas y de las medidas de seguridad de las familias de todos los anteriores. Todas las Instituciones Penitenciarias dependientes del Estado están administrativamente organizadas bajo esta Dirección General.

    Asimismo, el organismo público se encarga de la gestión, coordinación y seguimiento de la pena de trabajo en beneficio de la comunidad, de la pena de localización permanente, de la suspensión de la ejecución de penas privativas de libertad, de la libertad condicional y de las medidas de seguridad, elaborando los informes que sobre éstos requieran las autoridades judiciales correspondientes, además de la coordinación de los programas de intervención de organizaciones no gubernamentales en los centros penitenciarios.

    Compartir este artículo:

subir