La seguridad de las personas, en caso de incendio, es un asunto de extraordinaria relevancia, pues sigue teniendo una repercusión en nuestra economía y un elevado coste en vidas humanas. Los materiales de construcción y la edificación en si misma han evolucionado en los últimos años, gran parte de la normativa de seguridad contra incendios no se ha actualizado al mismo ritmo.

En el caso de los cables, todavía hay considerables diferencias entre países de la Unión Europea, sobre todo en cuanto a requisitos de seguridad contra incendios. Además, obtener información fiable sobre su origen y su comportamiento y reacción ante el fuego no siempre es fácil.

Consciente de la importancia de la calidad de los cables en caso de incendio, la Unión Europea definió unos criterios de clasificación armonizados de reacción ante fuego para certificar las prestaciones de los cables en toda Europa: el Reglamento sobre los productos de construcción, también conocido como CPR, por sus siglas en inglés.

Todos los cables están sujetos al cumplimiento de los requisitos de reacción al fuego. El CPR prevé métodos de ensayo comunes y rigurosos, así como Euroclases de prestaciones que deben ser aplicadas:

  • Por los fabricantes, mediante una declaración de prestaciones y el nuevo marcado CE que debe colocarse en todos los cables para un uso determinado en construcciones y obras de ingeniería civil.
  • Por las autoridades de los Estados miembros al especificar los requisitos de las Euroclases para las distintas aplicaciones.
  • Por usuarios tales como arquitectos, asesores, proyectistas, contratistas, constructores e instaladores al elegir el producto adecuado para la aplicación correcta.

La reacción al fuego aborda la contribución de los componentes de los cables al desarrollo del incendio y, en particular, a la emisión de gases peligrosos y humos opacos que dificultan una rápida evacuación de la construcción.

Tras el período de transición que se inicia el 10 de junio de 2016, será obligatorio el pleno cumplimiento del CPR para comercializar cables en la Unión Europea a partir del 1 de julio de 2017.

Antes de entregar un producto de construcción, los distribuidores deberán asegurarse, si procede, de que lleva el marcado CE y que este va acompañado de los documentos exigidos por este reglamento comunitario.

En Prysmian Group estamos preparados para dar el máximo apoyo a nuestros socios comerciales en este nuevo reto hacia el CPR.

Creado por Prysmian Group